La metodología del diseño en 6 pasos
Blog - La metodología del diseño en 6 pasos

La metodología del diseño en 6 pasos

El Diseño Gráfico ¿Va relacionado más al arte o la ciencia? ¿Depende más de una metodología o de la creatividad?
Cuando oímos hablar de Diseño Gráfico lo relacionamos inmediatamente a ámbitos artísticos, sin embargo el arte al solo contemplar la visión del artista cumple funciones meramente personales y únicamente involucra creatividad e inspiración en su realización. 
Por su parte el Diseño Gráfico es parte de las Artes y Humanidades e involucra ciertas áreas de la ciencia para ser eficiente y medible, y al contrario del arte su finalidad es satisfacer necesidades de consumo. 
En una entrega pasada les platicaba de la importancia del orden, pasos a seguir que nos llevan a cumplir el objetivo de la manera deseada y esto lo conseguimos mediante una metodología. Si bien es cierto que en el perfil de un diseñador debe de tener características como la creatividad y la intuición, esto no lo es todo ya que es necesario un lineamento que lo oriente.
Todas las tareas en la vida para poder hacerlas con eficiencia requieren de un proceso.
Un chef por ejemplo, no puede primero picar las verduras y después lavarlas, para posteriormente percatarse  de que el platillo que le pedían no tiene verduras y hasta el final por las prisas percatarse de que ni siquiera se había lavado las manos. 
No existe una metodología estandarizada para diseñadores gráficos por que cada profesionista la adapta con base a sus necesidades y experiencias, pero sí hay ciertos parámetros que se repiten en todas y cada una de ellas que podemos tomar en cuenta:

1.-Escuchar y anotar

Antes que nada contar con un cuadernillo o aplicación para realizar anotaciones es fundamental, así que lo primero a realizar será escribir todas las especificaciones e indicaciones del proyecto por que “Lo que no se escribe, se olvida”.
En este punto es importante no pasar nada por alto recopilando toda aquella información que describe el trabajo a realizar. 

2.-Leer y preguntar

A veces solemos empezar un proyecto sin siquiera tener la noción de lo que estamos haciendo, por ello algunas preguntas a realizarnos son las siguientes:
• ¿Para qué cliente es?
• ¿Qué material se realizará?
• ¿Cuál es el objetivo o que se espera de ello?
• ¿Se ha realizado algo anteriormente?
• ¿Que problemas han tenido anteriormente?
• ¿A quién o a quiénes va dirigido?
• ¿Cuáles son las medidas?
• ¿En qué medio será exhibido o publicado?

3.-Recopilación de recursos 

A continuación vamos a conseguir o elaborar todos los materiales que ocuparemos para nuestro trabajo como lo son textos, imágenes, audio etc. 

4.-Análisis de la información

Antes de plantearse alguna idea de lo que se hará, de bocetar o de siquiera abrir alguna herramienta de diseño, es de suma importancia revisar la ortografía y coherencia de los textos, ya que es un error el fiarse de la ortografía de los clientes revisando los siguientes aspectos:

• Revisar, elaborar o replantear la coherencia del mensaje.
• Revisar, elaborar o replantear la jerarquía de los mensajes.
• Revisar la ortografía. 
• Ajustar inter letrado e interlineado.
• Homologar la escritura de textos, titulares, encabezados, etc. 

5.-Planeación y Desarrollo
 
Ahora si, después de recopilar la información y los materiales que ocuparemos empezaremos a valorar el tiempo de ejecución y a ajustar los valores del archivo a realizar, vaciaremos el texto en él, prepararemos las imágenes a ocupar convirtiéndolas en el modo de color requerido (CMYK o RGB) y escalándolas al tamaño real.

Te recomiendo que trabajes el diseño en tres partes:
1. Reticula: Todo trabajo requiere de cimientos fuertes para poder sostenerse, en el Diseño Gráfico esos cimientos son las líneas guías, márgenes y medianiles que justifican todos los elementos que sobre él se dispongan. 

2. Maquetación o diagramación: Quiere decir organizar contenido en un espacio. Por tal motivo en este punto no nos debemos de preocupar por definir cuestiones de diseño como la paleta de colores o las fuentes, incluso puedes resolverlo todo en escala de grises.
En este paso se organizan y jerarquizan los textos e imágenes, jugando con espacios y formas, con tamaños y puntajes, ajustando todo a partir de la retícula hecha anteriormente, componiendo, acomodando, subiendo esto, bajando aquello, creciendo esto, decreciendo lo otro, etc.

3. Detalle: Ya que nuestro trabajo esta bien compuesto, organizado, jerarquizado, maquetado, justificado por retículas, y ya que el puntaje esta bien definido, procedemos a detallarlo, a buscar los estilos de las fuentes, a insertar la imagen real al tamaño correcto y a estudiar y valorar la paleta de colores más apropiada.

6.-Revisión y evaluación

Antes de enviar tu archivo o propuestas al cliente, no olvides revisarla para ver que ningún elemento falte, para corroborar que no exista alguna falta ortográfica o que se te haya pasado un dato importante de las especificaciones anotadas en un principio.


Cómo habrás podido observar esta metodología es parte tal vez de un proceso muy propio de trabajo, pero sin duda habrá algún punto que puedes rescatar para conseguir resultados más eficientes y eficaces en tus trabajos.

Y para concluir, otra de las ventajas de trabajar por pasos es que es más sencillo detectar errores en nuestra manera de hacer, lo que nos permite ajustar cierto punto débil en en el que tal vez solemos caer frecuentemente.
Espero que artículo les sea de utilidad, nos vemos en la próxima. 
José Luis